miércoles, 9 de noviembre de 2016

BOSQUEJO DE UNA MUJER (MAREÍLLA MAYOR)




Ser mujer es mirar el cielo claro,
es sentir que el suspiro se suaviza,
que la rosa en el patio se eterniza
en el jardín flotante tan preclaro.

Viste de seda
blanca y espuma
es una pluma
de la vereda.

Mujer y madre
no es una santa
pero amamanta
sin que baladre.

Mujer y esposa
es diligente
siempre pendiente
jamás reposa.

En las noches descansa, sueña, inventa,
sitios hermosos que bañen las olas,
sin prevención ninguna al rompeolas 
que limite el delirio que ella alienta.

Cuenta las horas
que las ausencias
hacen presencias
abrumadoras.

No se arrepiente
de su experiencia
tiene prudencia
y cruza el puente.

Esa es su vida
en libro abierto
dulce concierto
de despedida.


Su alegría resulta alentadora,
con la franca armonía en cada cosa
que ella proclama. Más es amorosa,
si afecto le prometen, siempre llora.

No hay comentarios: