miércoles, 27 de mayo de 2015

HURACÁN/SONETO





El viento se estremece en el ocaso,
navega sin sentido al horizonte
y oculta la nostalgia del sinsonte,
en cúmulos de horror, cerca al parnaso. 

No importa si se cuela paso a paso
en busca de Alighieri  o Cenofonte;
las cabras siempre irán tirando al monte
en busca de la luz  de Garcilaso.

Tirita la amapola, va perdida, 
bajo aquel inminente huracanado
que azota sin piedad y sin medida

el fuerte resplandor que me intimida
e intenta combatir el viento alado.
¡Fenece poco a poco en la embestida!

No hay comentarios: