martes, 20 de enero de 2009

DOS ALMAS


Solo dos almas...
Y un sueño.

Almas confundidas en la inmensa vorágine
de nuestros cuerpos. Movimientos y orgasmos
de nuestras ansias inmersas.
Eclipses lunares en mi vientre que claman
por el edén eterno de tus manos.
Furtivos e inertes, asomándonos apenas
a la furia infinita de nuestros sexos.
Prohibidos en la entrega, jadeantes y
contaminados de piel, de espasmos.

Sigilosos y ocultos de los ojos que afligen,
de los ojos que se nutren de nuestra esencia.
Fieros y nefastos, inoportunos quizás, infieles
quizás, pero valientes y decididos a darlo todo
en la batalla de amor, que a voces grita:
¡Amémonos aunque sea pecado, amémonos aunque la
noche sea negra!
Y luego, llegará la paz, y el amor prevalecerá
aunque solo sea un sueño…
Aunque jamás tengamos nombre, ni condición.
Solo dos almas, y una entrega.
Solo dos almas, y un sueño.

2 comentarios:

Joan Tristany dijo...

Otro de tus excelentes y románticos poemas que me ha fascinado leer en estos momentos.

Un fuerte abrazo

Joan

Lila Manrique dijo...

Joan, me encanta verte y que mis poemas te gusten. Gracias querido poeta.
Un abrazo