martes, 27 de mayo de 2008

A UN AMOR IMBORRABLE




Mucho antes de comenzar el primer acto
muerto el amor y perdidas las ansias,
muerta la ilusión en completo desvarío
esas son las penas que cautivan a las lágrimas.

Un universo construido en las ruinas de un castillo,
nunca podrá ser un universo bien construido.
Canciones de amor que se cuelan por la ventana
de una sola alma… son canciones para los sordos
que quedan inertes, sin respuestas, ni dadivas.

Y cuando el amor se niega a morir…
Deja de ser amor y se convierte en obsesión
en melancolía, en frustración, en el recuerdo
de lo que pudo ser y no fue jamás.

Llámala a gritos, que te escuche el mundo
que las ventanas se abran de par en par
y que tus pulmones se agiten ante tu voz dolida
pero saca todo eso que llevas dentro
pareces una vela que se va consumiendo.

La vigilia no es buena, los pensamientos se agolpan
y es una eterna condena,
sal de ese rincón, atropella al cosmos
arrebátale a la vida los sueños
y sé tú mismo.

Los deseos, son eso: solo deseos
conviértelos en esperanzas para tu alma
en sonajeros para tus oídos
y vive… vive intensamente
hasta sangrar, pero de regocijo.
Quiérete, mírate a un espejo, reconoce tu valía
y grita, sigue gritando hasta que las piedras salten
no olvides que en una esquina de tu alma
renace un nuevo día.

LILA

No hay comentarios: